Visión de colores

16 de septiembre de 2019 · Dr. Francisco Roldan, Miguel Ángel

El ojo humano posee en la retina 2 tipos de células sensoriales (fotorreceptores) que realizan tareas complementarias a la hora de iniciar el proceso de la visión. Estos dos tipos de fotorreceptores se denominan conos y bastones.

Los conos se encargan de la percepción del color, y los hay de tres tipos:

  • Conos de luz azul (reaccionan a longitudes de onda cortas)

  • Conos de luz verde (reaccionan a longitudes de onda medias)

  • Conos de luz roja (reaccionan a longitudes de onda largas)


Cuando la superficie de un objeto refleja longitudes de onda medias, percibimos ese objeto como verde. Por ejemplo, una hoja de árbol. Los objetos que reflejen luz con longitud de onda corta, los percibiremos como azules. Y lo mismo para las longitudes de onda largas.

Si la superficie del objeto que estamos mirando refleja una luz de longitudes de onda diferentes, percibiremos una mezcla de colores, como por ejemplo el amarillo, violeta o naranja.

Los ojos humanos son capaces de percibir un espectro de luz entre 380 y 780 nanómetros. A las ondas más cortas se les denomina ultravioletas, y a las más largas, infrarrojos.

Decimos que una persona es daltónica cuando padece algún tipo de deficiencia de percepción de los colores. La categoría más común de daltonismo es la que afecta a los colores rojo y verde. Estas personas tienen más dificultades a la hora de distinguir entre estos dos colores, lo cual no quiere decir que no los vean o que nunca puedan distinguirlos.